Bienvenidas

Bienvenidas

sábado, 24 de enero de 2015

Piel deshidratada

¿CÓMO RECONOCER UNA PIEL DESHIDRATADA?

Parece algo muy básico, pero no resulta tan fácil saber reconocer si tenemos la piel deshidratada o no. Es habitual, tanto en las consultas médicas como en las farmacias, que muchas personas se sorprendan cuando les dicen que tienen la piel deshidratada, sobre todo las personas con piel grasa, que suelen creer que su piel no puede estar deshidratada nunca al ser grasa. Hay bastante confusión con el concepto deshidratación…así que os voy  a dar unas pautas para que sepáis reconocer si vuestra piel está o no deshidratada.
Para empezar, una piel hidratada tiene un contenido de agua en el estrato córneo del 10 al 20%, y a una piel deshidratada le falta agua. Se considera deshidratación cuando el contenido de agua del estrato córneo de la piel es inferior al 10%. Cuando esto ocurre, se producen cambios en la piel, como que los lípidos epidérmicos sufran cambios estructurales y sean incapaces de retener el agua, permitiendo su permeación a través suyo, y aumentando así la pérdida de agua transepidérmica (de las capas más profundas de la piel).
La deshidratación, por tanto, se puede observar en todos los tipos de piel (como os decía, hasta en una piel grasa, que por ejemplo, esté deslipidada a causa de una higiene inadecuada con jabones y detergentes).


¿Cómo podemos saber si tenemos la piel deshidratada?

1. Examen visual
Primero observaremos la piel con un espejo de aumento para ver si hay deficiencia de sebo (la luz se refleja mal, no brilla), o si hay presencia de escamas y pequeñas arruguitas.

2. Examen táctil
A continuación, tocaremos la piel para ver si:
Es rugosa (por el déficit de film hidrolipídico, hay escamas y la piel se vuelve rugosa)Está tensa (le falta suavidad y elasticidad por déficit de agua)Aparecen estrías de deshidratación (pequeñas líneas transversales visibles en las mejillas cuando ponemos los músculos en tensión y que desaparecen cuando relajamos, para verlas podéis sonreir, y si la piel está deshidratada, aparecerán).
Una piel deshidratada provoca una sensación de disconfort, por lo que la notaréis tensa y tirante.

¿Por qué se deshidrata la piel?

La piel puede deshidratarse por varios motivos:
  • Por un aporte insuficiente de agua (hay que beber de 1,5 a 2 l al día)
  • Por un desequilibrio alimentarioCarencia de vitaminas (dietas no equilibradas)
  • Abuso de alcohol y tabaco
  • Hábitos cosméticos (higiene y cuidados de la piel con productos inadecuados)
  • Condiciones ambientales exteriores (frío, viento, sol) e interiores (calefacción, aire acondicionado)
  • Contacto habitual con determinados productos (disolventes orgánicos, detergentes, productos alcalinos, cemento…)
  • Patologías que provoquen una pérdida exagerada de agua (como vómitos, hemorragias, dermatosis…)
  • Toma de medicamentos (retinoides, laxantes, diuréticos…)
  • Nivel de estrés o de fatiga psicológica (el estrés acentúa los desórdenes cutáneos)Etc.


Cuidados faciales de la piel deshidratada:

El objetivo en este caso será frenar la pérdida de agua y restaurar la hidratación de la capa córnea de la piel, reconstituir el film hidrolipídico y restaurar el cemento intercelular, reconstituir las membranas celulares, aportar componentes propios del factor natural de hidratación y proteger la piel de las agresiones externas.
  • Para ello utilizaremos un limpiador (sin detergentes) mañana y noche, y a continuación aplicaremos una crema hidratante y reparadora adaptada a nuestro tipo de piel (grasa, seca…)

  • También podemos aumentar la hidratación y reparación aplicando antes de la crema un sérum o una ampolla de regeneración intensiva. Y si la deshidratación es muy intensa, podemos aplicarnos por las noches una mascarilla hidratante hasta que notemos mejoría, y luego utilizarla sólo una o dos veces por semana.


  • Una vez por semana o cada 15 días, exfoliaremos bien la piel (excepto si hay irritación), para eliminar el exceso de células muertas y ayudar a penetrar mejor los productos hidratantes y reparadores.


  • También es importante beber abundante agua y respetar un buen equilibrio nutricional, sin olvidar los componentes grasos…que también podemos incorporar mediante suplementos nutricionales (aceite de onagra, omega 3…).


Deberemos evitar:
  • jabones y detergentes agresivosproductos astringentes
  • lavar la piel con agua dura o excesivamente clorada
  • secar la piel al aire, porque agrava la deshidratación. (hay que secar suavemente con una toalla)
  • cambios bruscos de temperaturacalefacción y aire acondicionado.
  • Exposición prolongada al sol
  • Afeitado, depilación, exfoliación excesiva.
  • Uso de cosméticos inadecuados.